Preocupación por la despoblación en Cabrera

Los 44 pueblos juntos de la comarca apenas llegan a 3.300 habitantes en los cinco municipios. Benuza y Truchas en los que más aumenta la despoblación

Un estudio reciente del profesor en geografía, Luis Romero” de la universidad de Valencia sitúa la arquitectura institucional de Estado Español y el entramado jurídico entre las primeras causas del despoblamiento en zonas rurales de España y propone una nueva carta puebla para el medio rural, recuperar el paradigma de los bienes comunales y una reforma política y electoral como alternativas a la despoblación. Los aproximadamente 3.300 habitantes de los cinco municipios que tiene la comarca de la Cabrera muestran mucha preocupación porque ven que poco a poco sus pueblos van quedando deshabitados y las instituciones no ponen soluciones para frenar esta despoblación.

La investigación de este profesor de Geografía demuestra cómo la construcción y configuración del estado nación español como proyecto liberal “se ha hecho a expensas de la explotación, desarticulación y a veces destrucción física de las culturas rurales” afirma Romero que añade “los estados modernos configurados después de las revoluciones burguesas han desincentivado la vida rural en pro de la industrialización, pero en España ha sido un proceso mucho más rápido e intenso que en el resto de Europa”.

Las canteras de pizarra no frenan la sangría poblacional. En el año 2.000, Cabrera disponía de 4.920 habitantes, mientras que en 2017, esa cantidad se ha reducido un 33% y tener 3.290 habitantes. Benuza ha descendido un 47,6% de habitantes, mientras que Truchas un 45,17% de habitantes, los dos municipios son los que más habitantes pierden mientras que puente con un 22,77% es el que menos. De seguir esta tenencia, en el año 2050 no quedarán habitantes en la comarca. Actividades tan defendidas como la minería de la pizarra o el turismo son insuficientes por si solas para mantener la vida en sus pueblos y aldeas, sino se pone en valor toda una economía de conjunto y hay otras actividades económicas o incentivos.

Evolución de la población estos últimos 17 años. Por orden de arriba a abajo: El Puente, Encinedo, Benuza, Truchas y Castrillo

Los Bienes Comunales

El geógrafo valenciano apuesta por la recuperación de los bienes comunales. La línea de investigación de Luis de Romero plantea que la solución a la despoblación se encuentra en la población urbana y propuestas como la custodia del territorio, las ecoaldeas, además de asociaciones en defensa de los oficios tradicionales y del paisaje, entre otros. En este artículo intentaremos hacer una apuesta por la recuperación y un nuevo uso de los bienes comunales de la región de la Cabrera, las tierras en forma de bosques, praderías, caminos y todo su patrimonio que está en manos de la Administración al igual que su gestión de sus montes.

Estamos hablando de una comarca muy rica en recursos naturales, culturales y turísticamente muy atractiva que podría complementar la actividad minera; decimos que es rica en estos aspectos aparte de otros muchos porque se podría autofinanciar por si misma aprovechando dichos recursos. Cabrera es una de las comarcas donde más turismo podría tener gracias a toda su historia romana que tiene en sus montes y pueblos, a pocos metros de esta tierra se encuentra la explotación minera de oro de las Médulas, declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad desde 1996,Monumento Natural y Espacio Cultural; las Médulas le deben mucho a esta región , ya que por las montañas de Cabrera discurren una senda de varios Canales construidos por los romanos y utilizados para arrastrar agua para la explotación de las minas, todo esto deja una gran variedad de Castros Romanos y grandes yacimientos arqueológicos por toda la región, algunos están inscritos en el Inventario Arqueológico de Castilla y León, pero aún falta mucho para que todo este patrimonio este inventariado , ahí es donde las instituciones deberían hacer un alto, recapacitar y dotar a esta comarca de los recursos necesarios para llevar a cabo un gran inventario y explotar turísticamente estas maravillas.

Otra de las riquezas de la Cabrera es el río que tiene su propio nombre, el río Cabrera, nace en un entorno natural de una belleza espectacular que es Morteira Cavada en los altos de Peña Trevinca a 1360 metros de altitud, con sus 63 kilómetros de longitud deja recursos a su paso por los pueblos que bien se podría aprovechar, es un río donde abunda la trucha, muy propicio para el montaje de una piscifactoría, también para producir electricidad propia para cada localidad con la instalación de unas turbinas debido a su caída y saltos que tiene.

Los recursos naturales de esta comarca son muy ricos en pastoreo, pero las ganaderías y rebaños son tratados tradicionalmente sin buscar la eficiencia, ya que no existe una escuela de pastoreo en la comarca, vital para favorecer la ganadería extensiva. Incluso las administraciones podrían crear un matadero para una incipiente industria cárnica con denominación de origen. Esto provocaría puestos de trabajo, la gente no se marcharía de los pueblos y generaría mayor riqueza con lo que aumentarían los servicios. El pastoreo provocaría la limpieza del monte evitando los incendios y se ahorraría en efectivos en la extinción, como el coste de más de 2 millones de euros del pasado incendio que afectó a 10.000 hectáreas en la comarca.

Otra de las grandes riquezas y a la vista está, es la explotación de la pizarra que tanto dinero y puestos de trabajo produce; y qué decir de todos y cada uno de los 44 pueblos que conforman esta región, cada uno tiene alguna tradición, alguna historia o algún monumento digno de ser visitado. Hoy en día existen varias asociaciones en la Cabrera que son las que ponen el grito en el cielo, velan, trabajan intensivamente por conservar y poner en valor todo este patrimonio que pasa desapercibido para las instituciones.

Cabrera no puede quedar en el olvido ya que dispone de los recursos necesarios. Las administraciones deben presentar alternativas a la despoblación de la comarca, pensar en nuevas políticas, nuevos modelos y acciones coordinadas, para evitar la pérdida cultural y ambiental que supone este mundo rural.

¡Préstanos pula vida que nos compartas!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *