La ganadería extensiva, bombero para el campo

La Unión de Pequeños Agricultores defiende el uso de la ganadería como medio para mantener limpio el monte

El futuro meteorológico predice sequías más intensas y prolongadas y temperaturas más elevadas, condiciones más favorables para el desarrollo de incendios forestales.

La acumulación de material vegetal se convierte en el combustible perfecto para un incendio y es uno de los factores de riesgo determinantes del mismo.

Históricamente los animales herbívoros, la extracción de madera y leña y la agricultura evitaban indirectamente que la vegetación se extendiese sin control como sucede actualmente. El pastoreo transforma la biomasa en carne, leche, lana y contribuye a la economía local además de ser la mejor herramienta para la prevención de incendios consumiendo una cabra alrededor de 20 kilogramos de biomasa diarios.

El secretario general de la UPA Aurelio González defiende la utilización de ovejas, cabras y vacas como medio para limpiar el monte y reducir incendios o que en caso de que los hubiera sean más fáciles de controlar.

La UPA ha solicitado un encuentro con el presidente de la Junta Alfonso Fernández Mañueco para plantearle los beneficios que el gandao proporciona a los montes a través de su desbroce ecológico, económico y que deriva en beneficios económicos.