El rocío

He visto ‘aluchas’ en mi vida, pero ninguna como el ‘valte’ entre Caitano ‘el Roixo’ y Pedro ‘el Grajo’. Y ya ha llovido desde entonces…

Tendría yo unos diez u once años y estaba con las vacas en el couto. Era media mañana y se había formado un corro de ‘aluchas’ y allí estábamos todos los rapaces luchando unos contra otros.

No sé que hacía o de dónde venía, pero el caso es que por allí apareció Pedro que se metió al corro y empezó a ganar a un chaval tras otro. Tenía veinte y pocos años y los que íbamos a cuidar las vacas al couto no llegábamos ninguno a los dieciséis. Para él, tirar a aquellas criaturas, era como tomar un vaso de vino. Con la envergadura que él tenía era fácil alzar a un rapacín, revolearlo varias veces en el aire y darle una costalada contra el suelo.

Cuando más ‘entelao’ estaba berrando “¿Hay quien luche? ¿Hay quien luche?”, acertó a pasar por allí Caitano ‘el Roixo’ que volvía pa’ casa de segar un prao en las Llenares.

– “Poco mérito tiene lo tuyo. Peleas con rapazucos. Tienes que pelear con alguien de tu igual” – le dijo al ‘Grajo’.

Quizás a Pedro le molestó aquello y empezaron a retarse. En un visto y no visto Caitano se sacó las botas y los calcetines, se arremangó los pantalones hasta la rodilla y ya estaba listo para el agarre.

Pedro era más joven, más alto y más fuerte, pero enfrente tenía a un perro viejo. Caitano ya casi tenía cincuenta años y era más bajo que ‘el Grajo’, pero luchando era muy bravo. Y todavía tenía buenos pulsos.

Les hicimos corro y se engancharon. ‘El Roixo’ lo agarró fuerte y, con las piernas bien abiertas, bajó el pecho y echó el culo hacía atrás. Empezaron vuelta para acá, vuelta para allá. Caitano lo iba tanteando y le decía que no apretase tanto que lo iba a mancar. Pedro trataba de levantarlo y de cansarlo, pero no acababa de tumbarlo.

Hubo un momento que Caitano miraba fuera del corro como buscando algo. Una vez que vio lo que le interesaba, poco a poco lo fue sacando hacia afuera.

Me acuerdo de aquella lucha porque hubo un momento que Caitano me guiñó un ojo e hizo un gesto con la cabeza para que me apartase un poco. No entendía yo la trampa.

De repente, con un movimiento rápido, Caitano trajo hacía sí a Pedro que se desequilibró. Lo levantó con fuerza, así, hacia la derecha, y ¡zas! una vez que lo tuvo en el aire lo giró hacia el otro lado y lo metió bajo el brazo, como a un pajarín. Dio dos pasos y lo puso en el suelo dándole un llombazo encima de una moñica grande como una hogaza, de esas que dejan las vacas cuando empiezan a salir al couto.

Fue tal el golpe, que se escuchó en Ponjos. Y las risas de los rapaces, también.

Ya en el suelo, Caitano le dice: “¿Qué? ¿Quedaste ya contento o quieres echar otra ‘alucha’?”.

– “No para, para, Caitano, que me caló el rocío. Me puso perdido”

Gregorio Urz, marzo de 2018

¡Préstanos pula vida que nos compartas!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *