El llobu pescadore

Una raposa con fame de tres sumanas, alcontróu una tarde a un sardineiru con una carga de pexes caminu de Marrubiu. De la que l’home guiaba pola brida al mulu, pensando nos llugares qu’on-yi faltaban por percorrere, la raposa facía-yi compañía silenciosa pol xaradal mestu, calaveriando la maneira de quedase cona mercancía del pescadeiru.
La lladina, estrancóuse na metá del caminu y cuando l’home l’afayou dixo:

-¡Carayu, qué suerte, atopar una raposa muerta!

Naquel intre coyiéula polas oureyas y los cuadriles y cargóula sobre’l mulu cumo un sacu. L’animal, una vez xunto de la piñeira, prencipióu a tirar las sardinas d’una n’una pa nun alertar al home, que confiáu siguía conduciendo la caballería.
Cuando la raposa houbo puxáu toda la carga al caminu, tomóu la capacha, saltóu con eilla y, en recoyendo nuevamente las sardinas una a una, desapareciéu nún empautu xunto al riéu a engulipar con tranquilidá y prestura’l manxar que con tan poucu esfuerciu y daños pa la sua vida acababa de consiguire.
Llambriara yá con gazapeira y a piques d’estoupar cona fartura, cuando apareciéu’l llobu Xuan.

-¿Qué engulipas?– pescudóu-yi.

-Cumo trueitas– contestóu-yi la raposa Xuana, amostrándo-yi la cesta que contenía no fondeiru las dúas postreiras piezas.

-¿Ónde las pescaste?

-No pozu de Veiga de Yegu.

-Daime una pa mina.

-Nou, que quedo sin nenguna.

-Venga, Xuana, que yá cumes sin ganas, ho.

-Se quieres probalas, muéyate’l culu pa pescalas.

Tras d’este curtiu diálogu, consintiéu la raposa a la fin a da-yi una de las sardinas que quedaban. Cuando Xuan terminóu de rellambese una y outra vez comentóu:

-¡Qué cousa más deliciosa, ho! Se you supiera pescare…

-¡Ah, eso fácelo cualquiera! ¡Nun me digas que siendo un esperimentáu cazador cumo tu, curtíu en milenta peligrosas aventuras, vas sentir el más mínimu reparu. Átase la cesta al rabu, métese unu no riéu y nun tienes senou que dicire:
«A la pesca pesca, el

rabu a la cesta.

A la pesca pesca, el
rabu a la cesta.»

– Se consigues recitar esta loya mientras pescas, asegúrote que lluegu vas enchenar la cesta.

El llobu Xuan, ansiosu cumo estaba por dase la fartura que Xuana terminaba d’esfrutare, y movíu polos sous afalagos, deixóu que la raposa yi atara la capacha al rabu y llanzóuse solícitu a un pozu del riéu. Despuéis prencipióu, al tiempu que trataba d’abullir la capacha pol augua:
«A la pesca pesca, el
rabu a la cesta.
A la pesca pesca, el
rabu a la cesta.»
Pero’l pesu la capacha xubía y xubía hasta que se dióu cuenta que yiera Xuana quien-yi diba enchenando la canasta de piedras mientras él trataba de pescare.

-¡Cundanada traidora! Quien d’una raposa se fía, bien yía sabíu qu’en peligru pon la sua vida.

Cuando quixo abandonar del riéu, con unu de los tirones quedóu sin rabu. Despuéis saliéu en persecución de la raposa que se burllaba d’él diciéndo-yi:

-Fui you, fui you la que’l

rabu te rompiéu.

-Fui you, fui you la que’l

rabu te rompiéu.

Por más que lo intentóu, cumo Xuan nun consiguiéu agarrar a Xuana, pensóu:

-You séi que las sardinas estaban saladas y nun va tardar en venir beber augua a la fuente.

Y tenía rezón, porque la raposa, al poucu d’unas horas, prencipióu a sufrir una sede abrasadora na boca que-yi allampaba. Alcordouse de la única y prestosa fuente qu’había pola contorna y sin pensa-yilo dúas veces dirixiéuse p’acullá. Pero poucu antias de chigar al llugar comprobóu con sospresa qu’eillí s’atopaba’l llobu sentáu de centinela.

-¡Yá, yá! –comentóu-. ¿Quién anda diciendo qu’al llobu se-yi engaña cumo nada? Fatu parez pero, cuando unu nun lo aspera, la sua malicia aparez.

Ensin embargu cumo a la raposiella artilicosa tampouco-yi faltan oucurrencias, dirixiéuse contra un arenal y, en empolvoriscándose bien d’arena, achegándose al llobu díxo-yi:

– Xuan, ¿puedo beber augua?

– ¿Quién sos?

– Marica l’Areneira.

– Bebe y anda, qu’eiquí’l llobu manda.

Bebiéu con tranquilidá y cuando s’atopóu a unos pasos del llobu volviéu contra él y prencipióu:

-Fui you, fui you la que’l

rabu te rompiéu.

-Fui you, fui you la que’l

rabu te rompiéu.

Xuan saliéu detrás de Xuana tratando d’agarrala, pero eilla sabíase más rápida y nun tuvo grandes dificultades en fuxir del sou persiguidor vieyu yá, que con resignación y mancáu no amor propio se vieu obligáu a volver engurriáu outra vez al pía la fuente.
Al cabu un tiempu sintiéu la raposa outra vez ganas de bebere, asina que se revulcóu una y outra vuelta por un suelu cubiertu de fuyacal d’outoñu y saliéu corriendo hacia la fuente. Apenas s’atopóu al llau del llobu, díxo-yi:
-Xuan, ¿puedo beber augua?
-¿Quién sos?
-María la Fuyacaleira.
-Bebe y anda, qu’eiquí’l llobu manda.
Por se las moscas, esta vez la raposa bebiéu con un güeyu na fuente y l’outru no llobu, y cuando terminóu allonxóuse un poucu y prencipióu outra vez:

-Fui you, fui you la que’l

rabu te rompiéu.

-Fui you, fui you la que’l

rabu te rompiéu.

El cuitáu del llobu aullando con tódalas suas fuercias, saltóu outra vez nún empautu tras la raposa y obligoula a guarecese esta vez entre las rayíces d’un carbayu. Cumo’l refuxu yiera pequeñu y el rabu llargu de Xuana sobresalía p’hacia fora, el llobu engrifáu agarroula con fuercia mientras tiraba y yi cantaba las cuarenta. Mas la reputada lladrona de pitas viéndose perdida, más astuta se cabe que nunca, prencipióu a dici-yi a Xuan:

-Tira, tira, Xuan, que piensas

que tiras pol mieu rabu, pero tiras

del raigatu d’un carbayu.

¿Y qué pensades que fizo Xuan? ¡Pos craro! facer casu de la raposa y solta-yi’l rabu pensando que de verdá tiraba d’una rayíz.
Adaptación al asturllionés de La Fueya Cabreiresa

¡Préstanos pula vida que nos compartas!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *