Premio a la gestión patrimonial, la dinamización e implicación social con conjuntos históricos o etnológicos

El premio, creado por la Junta de Castilla y León, está dirigido a las entidades locales

El consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega, presentó el pasado 19 de octubre junto al director general de Patrimonio Cultural, Gumersindo Bueno, y el presidente de la Asociación de Conjuntos Históricos y alcalde de Medina de Rioseco, David Esteban, el Premio a las Mejores Prácticas en Conjuntos Históricos y Etnológicos de Castilla y León, promovido por la Consejería. Castilla y León atesora una gran riqueza patrimonial y artística en un territorio rural, cargado de historia y de calidad natural y patrimonial, que se ejemplifica en más de un centenar de Conjuntos Históricos y más de una decena de Conjuntos Etnológicos.

Ortega ha señalado que, “conscientes de que su riqueza patrimonial y su atractivo turístico constituye un excelente y específico recurso para el desarrollo de estos pequeños núcleos rurales y sus territorios circundantes” desde la Consejería de Cultura y Turismo se quiere seguir avanzando en fortalecer estos conjuntos históricos y etnológicos.

En este marco de colaboración, la Junta promovió, junto con el Ayuntamiento de Medina de Rioseco, el primer Encuentro de Conjuntos Históricos de la Comunidad y la Red de Conjuntos Históricos de Castilla y León, órgano de interlocución a escala regional, creado en Astorga en 2018, que hoy cuenta con 38 miembros. Ortega ha ensalzado la labor que vienen acometiendo para establecer lazos de cooperación y desarrollo, en todos los ámbitos posibles, entre las localidades que se adhieran a dicha red.

Con este mismo fin, desde la Consejería se han organizado varias jornadas de formación y sensibilización dirigidas a alcaldes y gestores de estos núcleos urbanos y hoy se ha presentado este Premio a las Mejores Prácticas en Conjuntos Históricos y Etnológicos de Castilla y León, con el que se quiere reconocer el buen hacer de las entidades locales de la Comunidad Autónoma, con conjuntos históricos o etnológicos, que a través de unas buenas prácticas en la gestión de su patrimonio, vienen a contribuir a su mejora, acondicionamiento, dinamización territorial e implicación social en la protección del patrimonio cultural de Castilla y León.

Anualmente se convocará este premio honorífico que podrá complementarse con la concesión de dos accésits o menciones especiales. La convocatoria de esta primera edición se publicará en el BOCYL el jueves 22 de octubre. Los interesados tendrán dos meses para presentar sus solicitudes, que deberán ir acompañadas de una memoria que incluya una descripción de los aspectos de la actuación premiable, que debe haber sido puesta en marcha, realizada o finalizada en los dos años que preceden a la convocatoria.

El Jurado tendrá en cuenta para la valoración de las candidaturas presentadas su contribución a la mejora del conjunto histórico o conjunto etnológico a través de actuaciones que promuevan su acondicionamiento, su mantenimiento, regeneración, la conservación preventiva o la reutilización adaptativa. Asimismo, se valorará también la contribución a la dinamización del entorno rural y áreas con baja densidad de población y a la sostenibilidad local, generación de empleo, fijación de población e incremento de la actividad económica del entorno. También se apreciará que las actuaciones promuevan la participación social y de las PYMES en acciones en el Conjunto Histórico o Etnológico y se evaluarán otros aspectos, como su vinculación con el patrimonio inmaterial del territorio, la recuperación de usos y costumbres y la concienciación, educación patrimonial y vinculación social al Conjunto. Del mismo modo, se ponderará el carácter innovador de la actuación con respecto a las prácticas habituales, que ofrezca visiones nuevas sobre la forma de abordar problemas o situaciones comunes en otros Conjuntos y la utilización de tecnología para el estudio, conservación o gestión de los bienes protegidos. Por último, se tendrá en cuenta que las soluciones adoptadas puedan ser trasladadas a otros Conjuntos Históricos o Etnológicos, así como la perdurabilidad futura de las actuaciones.

Tanto el consejero como el director general han animado a las entidades locales de Castilla y León que tengan en su término municipal un Bien de Interés Cultural con la categoría de Conjunto Histórico o Conjunto Etnológico, a que participen con sus proyectos e iniciativas vinculados a la recuperación de monumentos o conjuntos que han contribuido a añadir valor artístico, histórico y patrimonial a ese territorio y que constituyen un ejemplo de entendimiento de la responsabilidad de todos en el cuidado y protección de los bienes patrimoniales.