Los vecinos de Villar imponen la cordura

Asociaciones y habitantes protestaron con el fin de modificar el proyecto y consiguieron que la localidad no pierda la esencia con la nueva calle

La pólemica surge en marzo cuando es intención de la actual junta vecinal y del Ayuntamiento de Truchas, hormigonar la calle de arriba de Villar del Monte, una de las más singulares de la localidad que da acceso a la que llaman “Pagoda China”, una chimenea de gran tamaño y única en el contorno. Fue entonces cuando varias asocaiciones y vecinos volvieron a reivindicar las normas urbanísticas para evitar que sucedan estos hechos: cemento y hormigón sin contemplar el entorno que rodea.

“Cuando murió Concha Casado nos dejó la herencia de luchar por Cabrera, y eso hacemos”. Contundente se expresaba por entonces Natividad Villoldo, presidenta de la Asociación Cultural de Villar del Monte y de los Artesanos de Cabrera. Una voz a la que se han sumado las de resto de colectivos culturales de la comarca que piden que se reestudie el proyecto de asfaltado de una calle en el pueblo para que no pierda su singularidad. “Quieren echar cemento y es un elemento que no pega, que no va con el entorno”, asegura Villoldo, quien recuerda que no es la primera vez que pasa, “ni es éste ni en otros muchos pueblos”, porque “no hay conciencia”, dice.

Villoldo afirma que Villar del Monte “es un pueblo muy especial, con unas características arquitectónicas que le hacen tener una singularidad única”. Asegura que si estos elementos lo tuvieran en cualquier otra localidad o en otro país de Europa “sobraba para dinamizar todo el turismo y la vida de la zona, pero, aquí nada… quieren desconocer el valor que tienen”.

Al final, después de la presión de las asociaciones, y de las asociaciones culturales, se optó por un pavimento de piedra rejuntado con cemento, otorgando mucha más avenencia al entorno

Plan de Ordenación Urbana

No es la primera vez que este tipo de obras provocan polémica. Iván Martínez Lobo, secretario del Instituto de Estudios Cabreireses afirma que “hemos impartido charlas para enseñar como recuperar los espacios públicos con armonía respecto a lo que nos rodea que es un patrimonio que pocos lugares disponen de él, pero los que tendrían que venir, que son las administraciones, no vienen, y por tanto, los vecinos hacen propias las reivindicaciones de como les gustaría que tuvieran las calles.” “Y es que en los pueblos, cada vez hay más gente que va tomando conciencia de que las cosas se pueden hacer de otra forma, sin necesidad de gastar tanto dinero, dejando zonas verdes para que el terreno respire y no se meta la humedad por las paredes de las Casas” afirma Martinez Lobo.

“Por ello es necesario Planes de Ordenación Urbana que tengan en cuenta las singularidades casi de cada localidad de Cabrera”, afirma Martínez Lobo. “Hemos revisado el Avance de las Normas Subsidiarias de Diputación nuevas, y nos parece bochornoso que nos junten con Valdería cuya arquitectura es completamente diferente a la nuestra, y por otro lado, que no usen ni si quiera los cuadernos de arquitectura publicados por ellos mismos y por el arquitecto García Grinda, uno de los mejores conocedores de la arquitectura Cabreiresa” concluye Martínez Lobo

Casi 1.700 firmas

Ante esta situación de abandono normativo, las asociaciones encabezada por la asociación por el desarrollo de Cabrera y Bierzo, comenzó una recogida de firmas para solicitar a los ayuntamientos cabreireses la elaboración de un Plan General de Ordenación Urbana que recoja las singularidades de la arquitectura cabreiresa para evitar todos aquellos materiales que no son autóctonos y contribuir a la mejora del paisaje cultural, así como de unas ordenanzas para la construcción de calles con soluciones constructivas acordes al entorno de los pueblos de los municipios.

Para firmar la petición, siga el siguiente enlace:

Firma la Petición

¡Préstanos pula vida que nos compartas!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *