La nueva PAC debe afrontar nuevos retos en el equilibrio de la cadena alimentaria para proteger a los agricultores y ganaderos como figuras clave del desarrollo rural

La Dirección General de la Cadena Alimentaria de la Junta impulsará las relaciones entre el productor agrario, la industria de transformación y la distribución para mejorar y fortalecer la cadena de valor

La directora general de la Cadena Alimentaria de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Gema Marcos, ha participado esta mañana en un encuentro en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, preparatorio del futuro Plan Estratégico Nacional con las comunidades autónomas. Allí, Marcos ha expuesto que “la cadena alimentaria forma parte de la posición de Comunidad sobre la PAC post 2020 en Castilla y León” y ha reivindicado que “esta nueva PAC debe corregir el deterioro socioeconómico de los agricultores en la propia cadena”.

Planes estratégicos necesarios para la aplicación de la futura PAC

Las propuestas legislativas presentadas por la Comisión Europea para la reforma de la Política Agrícola Común establecen un esquema diferente al que se conoce actualmente. Será necesario que cada Estado miembro presente un Plan Estratégico a nivel nacional que determine las necesidades del sector agrario, las diferenciaciones regionales y las intervenciones del primer pilar de la PAC (pagos directos) y las del segundo pilar (desarrollo rural).

Actualmente las comunidades autónomas están trabajando con el Ministerio de Agricultura, para diseñar el Plan Estratégico Nacional, con el objetivo de poder tener un mapa de necesidades y posibilidades el próximo año.

Mejorar la posición de los agricultores en la cadena de valor

La nueva PAC va a tener un importante compromiso medioambiental, que tiene que ser  compatible con la actividad de los agricultores y ganaderos, pero también hay aspectos que deberán contemplarse, entre ellos hay un objetivo específico: ‘mejorar la posición de los agricultores en la cadena de valor’.

Gema Marcos ha marcado una clara línea de apoyo a este objetivo en ese nuevo periodo. Las actuaciones de regulación de mercados prácticamente han desaparecido en la PAC y el sector productor, que es el eslabón más frágil de la cadena alimentaria, además de ser la base de ella, se encuentra en una posición clara de debilidad.

En España existen alrededor de 940.000 explotaciones agrarias que dan empleo a 2,6 millones de personas, siendo la fase de distribución la más importante con más de un millón de ocupados, seguida de la fase de producción e industria agroalimentaria con 712.000 y 462.000 ocupados. El objetivo de todos ellos es proporcionar alimentos a una población de algo más de 46 millones de habitantes.

Sin duda, reforzar esta cadena alimentaria, dando estabilidad y equilibrando las relaciones comerciales, proporcionará que los agricultores y ganaderos mantengan su actividad en el medio rural.

La posición de la comunidad autónoma reivindica la incorporación de medidas en la cadena alimentaria

Gema Marcos ha indicado al mismo tiempo que en la Comunidad ya se está trabajando en la cadena alimentaria. En esta legislatura, su Dirección General tiene como meta impulsar las relaciones entre el productor agrario, la industria de transformación y la distribución, con objeto de fortalecer la cadena de valor alimentaria, y fomentar la transparencia de mercado en dicha cadena.

Se ha creado la figura del defensor de la cadena alimentaria y se ha puesto en marcha el observatorio de precios agrarios. Ya está en marcha la creación del observatorio de productos transformados agroalimentarios, y se está defendiendo la incorporación de medidas que equilibren la cadena alimentaria en la nueva PAC.

¡Préstanos pula vida que nos compartas!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print