https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

Cabrera se recupera del Covid-19 e inicia su desescalada

La alerta sanitaria considera a varios municipios cabreireses como zonas libres de Coronavirus

Según los datos facilitados por la Junta de Castilla y León, el conjunto de centros de salud formado por el Puente de Domingo Flórez, Benuza, Borrenes y Carucedo, tendría un total de 29 casos activos de los que serían solo 13 los que tendrían síntomas compatibles con el Coronavirus, siendo el resto personas asintomáticas en cuarentena que habrían estado en contacto con el virus.
El otro bloque formado por los centros de Truchas, Castrillo y Encinedo, tendría un total de 7 casos activos, siendo en este caso también personas asintomáticas en cuarentena que habrían estado en contacto con el virus pero que no presentan ningún síntoma del Covid-19. Por lo tanto no habría oficialmente ningún infectado por coronavirus.

En cuanto a la mortalidad, la Junta de Castilla y León ha actualizado los datos registrados desde el 1 de marzo, discriminado esta vez entre fallecimientos totales y los certificados por Covid-19. En este sentido, los fallecimientos totales registrados desde esa fecha en el grupo del Puente serían 10, aunque únicamente 2 por coronavirus. Por otra parte, la agrupación de centros de salud con base en Truchas registra un cómputo de 2 fallecimientos totales, pero ninguno por covid-19.

Polémica en Encinedo por el reparto de mascarillas

Debido principalmente a las fases de desescalada que hoy comienzan, el contacto social va a ser mucho más intenso. Es por ello que la mayoría de ayuntamientos ya lleva semanas repartiendo mascarillas entre sus vecinos.

Ante la falta de recursos económicos para hacer frente a la demanda de mascarillas, el Ayuntamiento de Luyego ha coordinado a más de 30 costureras de sus seis pueblos y Filiel consiguiendo confeccionar más de 4.000 unidades de mascarillas cosidas con telas donadas por la empresa textil Aiptesa. Este tipo de mascarillas se pueden reutilizar lavándolas a una temperatura mínima de 60 grados centígrados, y se debe hacer siempre tras su uso o cuando estén húmedas.

Las mascarillas, además de coserlas, las lavan y desinfectan antes de envasarlas en plástico para ser repartidas entre los pueblos cercanos que las soliciten, como ha sido por ejemplo el caso de Benuza, Castrillo o Truchas. En estos repartos ha participado también la Guardia Civil, como así lo expresó el jefe del Estado Mayor de la Benemérita, José Manuel Santiago, en rueda de prensa.

El problema ha surgido en Encinedo, donde el Grupo Municipal Socialista al comprobar que desde su municipio no se estaba realizando ningún reparto de mascarillas entre los vecinos, solicitó una partida de mascarillas al ayuntamiento de Luyego y comenzó esta semana a entregarlas puerta a puerta entre los vecinos del municipio.

La sorpresa llegó al ser interceptada por la Guardia Civil la persona que estaba repartiendo las mascarillas, a la que también le fue requerido el DNI. Por otra parte, se publicó un bando del Ayuntamiento de Encinedo en el que desautoriza y se desligaba de este reparto de mascarillas alegando que «no poseen homologación alguna y con su uso pondrían en riesgo su salud y la de los demás».

Sin embargo, según fuentes consultadas, pese a la desautorización del ayuntamiento de Encinedo la Delegación del Gobierno de León ha ratificado el permiso al Grupo Muncipal Socialista de Encinedo para que pueda continuar con el reparto de mascarillas.