https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

Quejas por el «caos absoluto» en el centro de salud de Truchas

La atención primaria de Cabrera sufre las consecuencias de la pandemia de covid-19 y del brote en La Baña

«Nunca había vivido una situación así, de caos absoluto». un vecino del municipio de Truchas advierte de cómo está afectando la pandemia de coronavirus al centros de atención primaria por los problemas de organización y la falta de recursos por parte de la Junta de Castilla y León. Turnos más extendidos de la cuenta, bajas que no se cubren o médicos con multitud de guardias, ofreciendo un servicio pésimo según varios vecinos de la comarca consultados por este periódico.

El covid-19 ha obligado en los centros de salud a modificar la atención a los pacientes, sin que estos cambios hayan venido acompañados de una aportación necesaria de más recursos. Los retrasos en las consultas y las pruebas amenazan con colapsar la atención primaria. Hasta el mes de septiembre, el centro de salud de Truchas contaba con cuatro médicos. Uno de ellos causó baja y no se ha repuesto. También cuentan con dos médicos de área en Astorga.

Varios vecinos de los tres municipios del área del centro de salud tildan la situación de «caos absoluto», y sin precedentes. Llaman para pedir cita para consulta y nadie les atiende el teléfono, y vecinos de Odollo recorren una larga travesía de 40 minutos por una carretera indecente para llegar y que los profesionales médicos no les atiendan ya que no han solicitado cita.

Este último mes, debido al brote de coronavirus en la Baña, con uno de los médicos aislado por posible contagio, otro que no ha llegado debido a que está en el extranjero y el temporal no le ha permitido regresar, el centro de salud de Truchas se ha quedado con un sólo médico para atender a toda la comarca. En cuestión de pediatría, se pasa consulta el primer y tercer jueves de cada mes en Truchas y el segundo y cuarto jueves de cada mes en La Baña. Consultas escasas, pero lo peor es que «hay veces que el pediatra no se presenta a ellas y para el colmo no avisa» manifiesta uno de los vecinos, tal y como les pasó a la pareja de Quintanilla con el recién nacido estos días de navidad pasados.

No es la única queja al respecto que hay sobre la situación del centro de salud. Fuentes consultadas por este periódico al sindicato del sector público confirma que «Conforme al estatuto marco, los médicos no pueden elegir si hacer o no la jornada complementaria, es algo obligatorio. Los médicos están protegidos por la normativa europea: en cómputos de seis meses no se pueden hacer más de 48 horas semanales, incluidas las guardias, eso equivaldría a entre 3,7 y 4 guardias al mes».

Varios vecinos confirman que «siempre está de guardia el mismo, con una atención muy pobre porque no debe dar abasto», superando con creces las 4 guardias al mes, y con ello la retribución que le corresponde por ese suplemento de guardias, que el coordinador del centro no informa para que no acudan médicos de área. Esto conlleva un peor servicio para la ciudadanía, maltratada por las administraciones generando situaciones de menos precio con las áreas urbanas.

Corte de telecomunicaciones por dos días

Los mismos vecinos, denuncian que llevan varios días sin el servicio de telefonía fija, internet y televisión de la empresa Movistar, razón por la cual no han podido contactar con el centro de salud, provocando mayor caos en la situación de pandemia que sufre la comarca. “La verdad estas empresas de servicios están cada día peor, las empresas de telecomunicaciones tardan más de dos días en venir y reponer el servicio, somos ciudadanos de tercera”, manifestó un vecino de Cabrera Baja que sufre los cortes de internet y no puede acceder a sus estudios. Pero la incidencia es mayor cuando los vecinos no pueden contactar con el centro de salud para realizar el cribado masivo que se está realizando por el brote en La Baña.