La silicosis en la pizarra, la enfermedad silenciosa

El paciente medio cada vez es más joven en la industria de la pizarra donde enferman 20 trabajores al año

La silicosis es una enfermedad que rápidamente se asociaccon la minería del carbón. Pero también está presente en la pizarra y en general en cualquier actividad industrial donde haya polvo de sílice en suspensión. Las últimas estadísticas oficiales disponibles, afirman que fueron diagnosticados veinte trabajadores de empresas pizarreras al año de empresas pizarreras.La incidencia de esta enfermedad en las canteras de pizarra, encabeza ya la lista de esta enfermedad debido a la desaparición de la industria minera del carbón.

Según estas mismas estadísticas, en los últimos años parece apreciarse una tendencia a la aparición cada vez más temprana de la enfermedad. Los pacientes diagnosticados son cada vez más jóvenes y, en consecuencia, también es mayor el tiempo de exposición a las partículas de sílice en suspensión que acumulan los pacientes durante su vida laboral, hecho que provoca que aparezcan casos más tempranos. De hecho, los datos del 2015 revelan que la gran mayoría de los diagnósticos se llevan a cabo en pacientes que todavía están en activo.

Los casos de silicosis aumentan un 40% en los últimos 5 años

Los casos de silicosis entre trabajadores del sector de la pizarra han aumentado en torno a un 40 por ciento en los últimos cinco años, según las estimaciones del sindicato UGT. El sindicato no dispone de estadísticas concretas porque muchos de los afectados ocultan la enfermedad ante la posibilidad de perder su empleo. El responsable de este sindicato de la sección sindical de Metal, Construcción y Afines (MCA), Manuel Luna afirma que “la ley obliga a la empresa a recolocarles en un puesto libre de riesgo, pero en el sector de la pizarra no lo hay y la empresa tiene que despedir al trabajador enfermo”

Luna asegura que “son trabajadores que empezaron en la pizarra cuando las condiciones de seguridad con la silicosis eran inexistentes y han tragado mucho polvo”, y reconoce que “se trata de un porcentaje bajo en un sector que emplea a unos dos mil quinientos trabajadores, pero a corto plazo seguirá aumentado. “Tampoco queremos ser alarmistas, llegará un momento en que los casos volverán a bajar porque las condiciones de trabajo han mejorado mucho”, añadió.

Los casos de silicosis en el sector pizarra se han multiplicado por diez en la última década

Los casos de silicosis en el sector pizarra se han multiplicado por diez en la última década, según estimaciones del Instituto Nacional de la Silicosis. Su coordinador para Castilla y León, José María Alonso, destacó que “es más que notorio” el aumento de los casos vinculados a este mineral, cuya “manipulación genera ya un riesgo intrínseco y tiene un contenido en sílice libre importante que es el causante de la enfermedad”.

Alonso afirma que “las medidas de prevención se aplican pero han demostrado no ser óptimas y eficaces. Hay que buscar la optimización de esas cuestiones para poner coto a esta problemática y un cambio de tendencia”. El director general de Energía y Minas, Ricardo González Mantero admite que “es necesario realizar avances en la prevención y destacó que cada vez los enfermos son trabajadores más jóvenes”. En esta línea, el responsable técnico de Instituto Nacional de la Silicosis, Javier Maderas, también destacó que el problema de la silicosis en la pizarra ya afecta a decenas de trabajadores, rondando el medio centenar y reconociendo que “hay más casos de silicosis oculta”.

“Probablemente estemos en el peor momento en cuanto al número de enfermos”, recalcó Maderas, que sí reconoció la implicación total de las empresas pizarreras con las medidas para intentar erradicar la enfermedad. Un aspecto al que también se refirió el secretario provincial de MCA-UGT, Manuel Luna, quien reconoció que “las empresas han hecho su labor pero falta muchos por hacer porque es complicado, difícil y costoso”.

¿Qué es la silicosis?

La silicosis es una enfermedad que no tiene cura y que afecta al sistema respiratorio por inhalar polvo sílice. Este material penetra en las partes más pequeñas del pulmón como los bronquiolos y alveolos, generando los siguientes efectos:

  • Inflamación de las paredes alveolares.
  • Aparición de fibrosis o cicatrización en los tejidos localizados entre los alveolos y los capilares.
  • Esta fibrosis se caracteriza por ser granulomatosa (que contiene nódulos de carácter inflamatorio), hializante (forma un tejido cristalino dentro de las estructuras pulmonares) y progresiva.
  • Esta patología también se puede contraer por respirar otros materiales como los silicatos.

Las causas de la silicosis son fundamentalmente laborales: surge por trabajar en zonas donde se está expuesto a la sílice. Los síntomas más frecuentes de silicosis, según la Asociación Gallega de Afectados por la Silicosis son:

  • Dificultad respiratoria.
  • Fiebre.
  • Debilidad general.
  • Tos fuerte.
  • Pérdida de peso.
  • Sudores nocturnos.
  • Dolores en el pecho.
  • Insuficiencia respiratoria.

Los síntomas con el tiempo empeoran pudiendo llevar a la muerte al afectado si no los trata a tiempo. Para tratar de prevenir la silicosis existe un protocolo de vigilancia específica, donde se muestran las medidas que se deben tomar en función del riesgo que conlleve la zona donde trabaja y el riesgo que tiene. El trabajo que hay en cada uno de los lugares lo determinarán los expertos mediante mediciones periódicas para determinar la peligrosidad de la zona. Se clasifican fundamentalmente en dos:

Según la Asociación Nacional de Afectados y Enfermos de Silicosis (Anaes) se distinguen tres tipos de silicosis:

  • Silicosis crónica: es la forma más frecuente de silicosis y suele aparecer tras una exposición continuada durante años a la sílice.
  • Silicosis acelerada: los síntomas que presentan los pacientes y la inflamación que sufre el pulmón se muestran más rápido que en la silicosis simple.
  • Silicosis aguda: este tipo de silicosis aparece en un breve periodo de tiempo y genera una grave dificultad respiratoria que lleva a una fuerte inflamación pulmonar y una reducción del oxígeno en sangre.

Para el diagnóstico de la silicosis el experto realizará un examen físico del paciente y le someterá a un cuestionario para ver algunos aspectos que pueden estar relacionados con la silicosis, como por ejemplo, el lugar en el que trabaja o ha trabajado y otras actividades que puedan haberle expuesto al sílice.

No hay un tratamiento concreto para la silicosis. Lo primero que debe hacer el afectado es alejarse de la fuente que emite sílice para evitar que ésta empeore. Para tratar de mejorar su calidad de vida es recomendable que sigan un tratamiento complementario que comprende antitusivos (fármacos para reducir la tos), broncodilatadores, y, en casos necesarios, se le administrará oxígeno. Es necesario que los afectados por la silicosis eviten fumar y las sustancias irritantes. Esta patología aumenta el riesgo de contraer tuberculosis porque el sistema autoinmune del organismo puede verse afectado y no actuar con eficacia frente a la bacteria que ocasiona la tuberculosis.

En los casos más complicados de silicosis, puede ser necesario que el paciente sea sometido a un trasplante de pulmón para que pueda mantener una correcta función respiratoria.

¡Préstanos pula vida que nos compartas!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *