https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

Se buscan familias con niños y se ofrece trabajo para conseguir que el colegio no se cierre

Llamas de Cabrera, Sigüeya, Lomba y Silván ofrecen trabajo para familias con niños que quieran vivir en los pueblos

La despoblación es uno de los problemas que sucumbe al medio rural en Castilla y León. La salida de los vecinos de los pueblos a las ciudades no solamente provoca que estas zonas se vean duramente afectadas por la bajada de población, sino que también trae consigo que los que deciden quedarse vean sus oportunidades completamente reducidas. Por eso, los pueblos hacen llamamientos a que la gente vuelva a ellos ofreciendo grandes oportunidades, tanto de trabajo como de calidad de vida.

Este es el caso del Ayuntamiento de Benuza, en la comarca de Cabrera, en León. Esta zona está buscando a familias con niños para lograr que el C.R.A. Santa Ana (Colegio Rural Agrupado), ubicado en el pueblo de Silván, consiga mantener abiertas sus puertas y los niños de la zona no tengan que trasladarse a unos 30 kilómetros para ir a otro colegio. Se buscan habitantes para los pueblos de Llamas de Cabrera, Sigüeya, Lomba o Silván.

La principal actividad económica de la comarca de Cabrera es la industria pizarrera, que no solamente emplea a los vecinos de sus diferentes pueblos, sino también a gran parte de El Bierzo. Por esta razón, desde el Ayuntamiento de Benuza y las diferentes alcaldías ofrecen trabajo en las canteras de pizarra a las familias que quieran venir. Pero, además, se busca a personas que puedan realizar labores de asistencia y cuidado a personas mayores, ya que hay varios vecinos que requieren de estos cuidados.

Qué se busca y qué se ofrece

El Ayuntamiento de Benuza está buscando a familias con niños para que el colegio de la zona no se cierre. En la actualidad hay cuatro niños y el próximo curso uno de ellos se va al Instituto, por lo que quedarían tres y en severo peligro de cerrarse. A cambio, se ofrece trabajo y una vida tranquila, amigable y saludable en una zona rural rodeada de naturaleza, aunque con facilidades de suministro (panadero, pescadero y ultramarinos).

El colegio está completamente equipado con todas las herramientas necesarias para la enseñanza (ordenadores, pizarra electrónica, internet, biblioteca, gimnasio con numerosos juegos, una pista de juego, jardines…). Cuenta con amplias instalaciones que suponen un buen espacio para facilitar la enseñanza de los niños.

Este centro, a diferencia de los de las ciudades, no se ha visto afectado por la pandemia del coronavirus porque al haber pocos niños e instalaciones amplias no ha tenido problemas para respetar las medidas sanitarias. El reducido número de niños también es una ventaja en el sentido de que reciben una enseñanza más especializada e individualizada. El profesor puede dedicar más tiempo a cada niño y mientras a unos les enseña una cosa, los demás pueden escuchar e ir aprendiéndolo.

Hay estudios que demuestran que mezclar en una misma clase a niños de diferentes edades es beneficioso para la enseñanza. Los más pequeños aprenden de los grandes y
los grandes de los pequeños, unos se ayudan a otros y el profesor puede ir adaptando los contenidos para los diferentes niños. Los colegios rurales son oportunidades
perfectas para llevarlo a cabo.

Marta Domínguez, una de las madres de uno de los niños, muestra su gran deseo para que el centro siga abierto y explica que durante esta pandemia del coronavirus han podido comprobar cómo en el pueblo el virus no ha afectado a la enseñanza de los niños, aunque también expone su caso particular: su hijo padece TDH, síndrome más conocido como hiperactividad, y en el centro no ha necesitado profesores de refuerzo ya que el docente le puede dedicar el tiempo que necesita y sus compañeros también le ofrecen todo tipo de facilidades. Su miedo llega en el caso de tener que enviarlo a un gran colegio, donde los profesores no puedan dedicarle este tiempo y no reciba una enseñanza tan especializada.

Además, el Ayuntamiento da ayudas para los libros y ofrece el programa releo, así como también se ha aprobado la llegada de la fibra óptica al centro escolar. Estos pueblos también suponen una opción ideal para quienes busquen un lugar tranquilo para teletrabajar, ya que el internet funciona en perfectas condiciones. Todas aquellas personas interesadas y que quieran obtener más información sobre ello pueden ponerse en contacto con el Ayuntamiento. Tfn: 987 45 23 26; o con Marta Domínguez 650 55 20 57 (llamar a partir de las 18:30).