San Genadio resurge para el 1.100 aniversario de la consagración de la iglesia de San Pedro de Montes

El monasterio berciano espera la vuelta de su refundador

Las concejalías de Medio Rural y de Cultura del Ayuntamiento de Ponferrada, han puesto en valor esta iniciativa al ser el 1.100 aniversario de la consagración de la iglesia, celebrando en el mismo monasterio de San Pedro de Montes y devolviendo a este edificio eclesiástico todo lo que supuso a lo largo de la historia para el Bierzo y Cabrera, la reproducción de la vida del Obispo San Genadio, y de sus monjes en el monasterio tras su refundación el 24 de octubre de 919, del cenobio con la consagración de su iglesia. La compañía productora de teatro Dinamia, serán los encargados de revivir a San Genadio y sus doce monjes, acompañarán a los turistas durante una hora en grupos de 40 personas, en distintas franjas horarias, a las 12:00 horas y 17:00 horas los días 16, 17, 30 y 31 de este mes de marzo.

¿Pero quién fue San Genadio?

Resumido en unas pocas líneas, aportamos una pequeña parte de la vida de este Santo, que bien da para un buen libro toda su vida:

San Genadio fue un religioso de la Orden de San Benito, Obispo de Astorga entre los años 899 y 920, un eremita y fundador de muchos monasterios del Bierzo, Cabrera y Zamora.

Nacido en el año 860 en el Bierzo y fallecido en 936, la mayor parte de su vida transcurrió bajo el reinado del hijo del rey Ordoño I, Alfonso III El Magno (algunos autores afirman que San Genadio era hijo suyo y de Jimena de Asturias). San Genadio fue gran seguidor de San Fructuoso (fundador del monasterio de San Pedro de Montes en el año 640, y su primer abad) y de San Valerio.

En sus comienzos es formado en el monasterio de Ageo, allí es donde se hace conocedor de la obra de estos dos santos (San Fructuoso y San Valerio), decide restaurar el monasterio de San Pedro de Montes en el año 892. Terminada su restauración en el año 896, el obispo de Astorga Ranulfo, le nombra abad del monasterio, en el año 908, mismo tiempo que el rey Alfonso III anima a Genadio a suceder al obispo Ranulfo en el cargo, y así es como Genadio se convierte en obispo de la Diócesis de Astorga, hasta que en el año 920 abandona el cargo, le sucede el obispo Fortis, y en el año 932 este fallece. Ese mismo año Genadio vuelve a hacerse cargo de la Diócesis hasta la proclamación de un nuevo obispo.

Se le conoce por ser el gran impulsor de múltiples restauraciones de iglesias y monasterios en el Bierzo, Cabrera y Zamora, de esta última el más destacado es el de San Martín de Castañeda situado en la comarca de Sanabria. En Cabrera los más destacados y comentados además de los otros muchos que hubo, son dos, uno el de San Pedro de Forcellas, ubicado en las faldas de la Aquiana, donde llegaban los dominios del castillo de Ulver (hoy conocido como Cornatel), y asentado en el nacimiento del río Ulver. El Rey entonces Ramiro II dona a San Genadio este monasterio para que lo restaure. Más abajo está el monasterio de San Alejandro ( hoy día Santalavilla) el cual el obispo San Genadio, en el año 916 dona al sacerdote Genemáro para sustento suyo y de los demás religiosos que allí residen según la regla de San Benito, y así con la restauración por estas tres comunidades con muchas edificaciones.

Se retiró a Santiago de Peñalba, donde falleció en el año 936, fue sepultado en este monasterio de Santiago, hasta qué en 1603 la duquesa de Alba, María de Toledo exhumo sus restos y los llevó al convento de las dominicas de Villafranca. Su cabeza fue reclamada por el cabildo de Astorga y se entregó a la catedral en 1621, mientras que su cuerpo fue trasladado al monasterio de Nuestra Señora de La Laura de Valladolid.

¡Préstanos pula vida que nos compartas!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *