Malestar en las Médulas a causa de los autobuses turísticos

Los habitantes del entorno del paraje se muestran molestos por la gestión turística diseñada por la Fundación Las Medulas y capitaneada por la junta para ocasiones de máxima afluencia turística

Los habitantes, hosteleros y comerciantes, se muestran indignados por las restricciones de este último fin de semana de Semana Santa. La estrategia ha sido diseñada por la Fundación Las Médulas para intentar regular el turismo, con un proyecto poco eficaz impuesto por el paso de autobuses, que integran el programa de movilidad Intermédulas.

El plan consiste en que los días de más afluencia de turistas, se prohíba el paso de vehículos particulares, desde la localidad de Carucedo hacia los núcleos urbanos de Médulas y Orellán. Los turistas deben dejar aparcados sus turismos en los aparcamientos autorizados, y adquirir sus billetes individuales para moverse en autobús en visitas guiadas por todo el entorno del paraje. Los precios mínimos oscilaban entre cinco euros por persona y un máximo de trece euros en tarifa ordinaria no reducida; con un intervalo entre paradas de treinta minutos.

Los vecinos y hosteleros en pie de guerra concuerdan en la mala coordinación del servicio, y no que al mal tiempo haya sido la principal causa de la bajada de ingresos este año en Semana Santa, que va desde el 30% en el mejor de los casos, hasta la mitad en algunos establecimientos. En el pueblo de Médulas, alguno de los restaurantes, el pasado año sirvieron unas trescientas comidas, y este año no han podido superar las dieciséis, según nos indican los propietarios a este periódico.

En Orellán, también ha sucedido lo mismo, hosteleros ofrecieron setenta servicios el año pasado, y este no llegaron a los veinte. Según fuentes con las que este periódico ha consultado, atribuyen este desastre al plan de autobuses obligatorio, que establecen recorridos fijos para los usuarios; desde Carucedo, existen varias rutas directamente al mirador de Orellán, a las infraestructuras Culturales como la Casa del Parque, el Centro de Visitantes y al Aula Arqueológica. Al no permitir que el turista se mueva libremente, los ingresos de los establecimientos de los lugareños se han visto muy mermados, y con ello aumentó su malestar con la gestión del turismo de este fin de semana pasado de Semana Santa.

Los hosteleros están de acuerdo, que el exigir el pago de cinco euros a los visitantes, sólo ha servido para generar un fuerte malestar entre los habitantes y no ha beneficiado a nadie, excepto a la empresa encargada del servicio de transporte

 

¡Préstanos pula vida que nos compartas!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *