Expertos avalan el desbroce como herramienta para evitar los incendios y Cabrera hace todo lo contrario

Dos años de limpiezas del monte podrían reducir el riesgo de fuegos hasta un 80% en Cabrera, mientras que el tractor  para desbrozar que dispone la comarca para ello, sigue parado

Con la temporada de riesgo elevado de incendios recién inaugurada, el fuego se convierte en una preocupación creciente cada año y en el foco de muchas miradas en busca de soluciones que permitan atajarlo y reducirlo. El proyecto europeo EnerbioScrub, que se ha desarrollado en diferentes puntos de la geografía autonómica, ha estudiado el impacto que el desbroce puede tener sobre el suelo, así como los efectos en la biodiversidad y en la reducción del riesgo de incendios, y ha concluido que este puede disminuir entre un 70 y un 80 por ciento en los dos primeros años de desbroces.

Esta efectividad es posible alcanzarla atendiendo a una serie de parámetros favorables, como podría ser la longitud en llama, la velocidad de propagación y el calor por unidad de área, aspectos que resultan “muy técnicos” pero que sumados todos ellos podrían favorecer la reducción “muchísimo” del riesgo de incendios.

El proyecto, que dio sus primeros pasos en 2014, ha estado enfocado al uso de diferentes tipos de tecnología y maquinaria para acometer desbroces y aprovechar la biomasa, aminorando los efectos asociados al cambio climático y el riesgo de incendios mediante el aprovechamiento energético de masas de alta inflamabilidad. Castilla y León es una zona que cuenta con abundancia de brezales, jarales o escobas en sus montes, que se dejaban en el propio terreno después de su desbroce, algo que ahora está cambiando y se está destinando a biomasa.

Los recursos de biomasa se han transformado en pellets o en astillas para calderas, y se han llevado a cabo ensayos, no solo de campo, sino sobre la manera de sacar y transportar los materiales a las zonas de utilización. El programa ha recurrido a cuatro lugares con diferentes aplicaciones de biomasa y capacidades para el suministro y uso de biocombustibles: una fábrica de pellets en Galicia, una planta de bioelectricidad en Garray (Soria), y dos redes de calefacción en Fabero (León) y Las Navas del Marqués (Soria).

La casuística es “diferente” en cada zona, pero mayoritariamente se ha trabajado en pastizales, al ser zonas “muy representativas de distintas especies”. Mientras que en Ávila proliferan diferentes variedades de escobas, en Soria hay mucha jara o estepa, en Fabero (León) y en Zamora hay mucho brezo. Son los matorrales “representativos”, además del tojo en Galicia, y que se estimó que eran los matorrales “más potentes” atendiendo a la cantidad de biomasa por hectárea.

El científico titular del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat), Luis Saúl Esteban, explicó a Ical que no se desbroza todo, sino que se desarrollan “mosaicos de vegetación” que resultan “muy apropiados” para la fauna, además de que se trata de una actuación en la que el riesgo de incendios “se reduce muchísimo”. De la misma manera, se regenera el pastizal sin necesidad de tener que quemar el suelo, y es posible la obtención de biomasa que después de utiliza como combustible renovable.

“Si un matorral tiene mucha carga de biomasa, es muy combustible, porque son especies con mucho poder calorífico, cuando transformas una superficie con más herbáceas que otra cosa, los dos primeros años se reduce muchísimo (el riesgo de incendios), dependiendo del modelo de combustible”, incidió Esteban. El seguimiento se ha desarrollado durante los tres años posteriores a los desbroces, el matorral “se regenera” y es posible asegurar que, dependiendo de las especies “en diez o 15 años se puede volver a desbrozar para utilizarlos otra vez” como biomasa.

Varios usos ventajosos para los montes, tan amenazados, en especial en esta época del año. Sin embargo, la biomasa como destino para los desbroces no es el único fin ya que, pese a la finalización del proyecto, se sigue investigando y se está detectando que hay especies que pueden producir esencias y, antes de destinarlas a biomasa, es posible extraer ese aroma. Así se está concluyendo trabajando en una zona de enebros en la provincia de Soria. Sin embargo, el problema radica en que este tipo de biomasa “no es bien conocida” y no hay instalaciones habituadas a la quema de biomasa de matorral, además de que este producto “se paga muy poco”.

“A los precios que se paga, es muy difícil que salga rentable hacer el desbroce solo por lo que se va a obtener por la biomasa”, apostilla Esteban. El desbroce puede tener un coste de entre 400 y 500 euros por hectárea, y se puede reducir “mucho menos de la mitad” si se va a vender esa biomasa. “En algunos sitios incluso se puede tener un superávit con la venta de la biomasa para poder hacer el desbroce”, añade. Por el momento, lo que se ha quemado “funciona perfectamente”.

En Cabrera

La mancomunidad de los municipios de Cabrera dispone de un tractor para limpiar los montes de los pueblos, y sin embargo permanece parado porque los municipios no han sido capaces de ponerse de acuerdo para su uso. Mientras que otras mancomunidades de municipios disponen de  maquinaria para limpieza, realizan trabajos en los pueblos, organizan actividades, contratan empleados para todo ello, en Cabrera apenas mantienen las reuniones obligatorias. Esto permite que este verano no se haya contratado a un conductor para usar el tractor de la mancomunidad para las labores de limpieza y desbroce del monte que los pueblos podrían haber solicitado como el verano pasado.

Hectáreas desbrozadas

El proyecto ha desbrozado un total de 137 hectáreas y se han recolectado 1.629 toneladas de biomasa en verde. En Las Navas del Marqués (Ávila) se cosecharon once hectáreas entre diciembre de 2014 y enero de 2015, mediante el sistema de ‘desbrozador-empacador’, lo que permitió la obtención de 137 toneladas de pacas de biomasa de matorral; en Fabero (León) y en Figueruela (Zamora) se cosecharon once hectáreas en la primavera de 2015 mediante el sistema de ‘desbrozador-triturador’ para la obtención de 241 toneladas de astillas de matorral.

En Fabero se actuó también un año más tarde, donde se cosecharon otras ocho hectáreas mediante el sistema ‘desbrozador-empacador’, el mismo al que se acudió en el caso de Garray (Soria), donde se cosecharon 86 hectáreas en el invierno de 2015 y 2016, lo que permitió obtener 376 toneladas de pacas redondas de biomasa de matorral. El resto de las hectáreas recolectadas se ubicaban en la comunidad gallega.

Matorral inflamable

Las especies más relevantes se localizan en los seriales, que se presentan en zonas que han sido pastizales y se han abandonado, o zonas de monte que se han quemado y donde no han vuelto a salir árboles. Mayoritariamente se trata de jaras, las leguminosas, que pueden ser escobas de varios tipos, o el tojo, que se localiza de forma especial en Galicia.

“Son tipos de matorral que suelen ser bastante densos, invaden muchas zonas que eran antiguos cultivos que se han ido abandonando y el tapiz herbáceo se va colonizando con estas especies”, que pueden alcanzar alturas de entre uno y tres metros, además de que llevan “una carga importante de combustible”, que crece a medida que tienen mayor altura y son más viejos. “En esos casos, los incendios son pavorosos”, explicó Esteban.

La cantidad de biomasa obtenida suele calcularse por hectárea. Mientras que en una hectárea de escoba se calcula que pueden obtenerse entre 30 y 40 toneladas de biomasa, en el caso del jaral asciende a entre 15 y 20, y en un tojal pueden obtenerse hasta 60, aunque esa cuantía depende de la edad y de la altura. “Normalmente, la equivalencia es que en dos kilos de biomasa seca se obtiene un litro de gasoil”, incidió Esteban. En dos kilos de biomasa te da un litro de gasoil.

Mejoras necesarias

Con los resultados contrastados, desde la investigación se preguntan si los desbroces deberían considerarse como un aprovechamiento forestal convencional o como un tratamiento selvícola, con el uso de biomasa como algo secundario. Tras analizar la información, el proyecto recomienda que la regulación se centre en esta segunda materia y se concluye que los propietarios no proceden a la limpieza, mayoritariamente porque tienen que asumir el coste.

Por ello, se aboga por el empleo de técnicas de limpieza que resulten “más eficientes” además de que se insiste en la necesidad de que la biomasa recogida tenga un precio más elevado para que así la limpieza pueda desarrollarse con los ingresos de la biomasa. Mientras tanto, las limpiezas “deberían seguir siendo consideradas solo como actividad selvícola”, reclamaron. “Realmente nos ha servido para ver por dónde andábamos en todos los aspectos, en el económico de la biomasa, en la evolución de las zonas desbrozadas, si hay un impacto fuerte sobre el suelo o no lo hay”, recalcó Esteban.

Zonas amenazadas

Algunas de las zonas en las que ha trabajado este proyecto EnerbioScrub, son precisamente unas de las más “complicadas” en materia de incendios forestales en España. Esteban recuerda que tanto la comarca del Bierzo o la zona de la sierra de La Culebra, en Zamora, han sido lugares que han sido “muy cultivados”, y además son adecuados para la mecanización porque “tienen poca piedra en el suelo”. Después de haber sido muy trabajadas, y si se dejan de cultivar desde hace años, se ven “colonizadas” de matorral. “Hay hectáreas continuas de matorral, los animales no pueden casi ni comer ni pastar, de ahí la recurrencia del incendio, porque es lo más fácil para que eso vuelva a ser pasto de manera temporal, además de que es lo más barato, pero las consecuencias son caras” porque el fuego “se acaba metiendo en zonas arboladas, protegidas y se va de las manos”, añadió Esteban.

De la misma manera, el fuego “empobrece el suelo” y elimina las semillas, de forma que el suelo “se va haciendo más pobre” y deja paso a zonas “casi desérticas”. “Hay muchos brezales de la zona del Bierzo que tienen el suelo tan esquelético que ni el brezo crece siguiera, se queda pequeñito y prieto y son zonas complicadas de creación de incendios”, añadió Esteban. A ello hay que sumar las emisiones que genera el fuego. “Con un solo incendio de 200 o 300 hectáreas, se emite a la atmosfera contaminantes en mucha más cantidad que todas las calderas de España juntas, y eso no se valora”, concluyó.

¡Préstanos pula vida que nos compartas!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print

Un comentario sobre “Expertos avalan el desbroce como herramienta para evitar los incendios y Cabrera hace todo lo contrario

  • el julio 10, 2018 a las 9:05 am
    Permalink

    Si a los que tienen capacidad de decisión les queda un ápice de amor por nuestra tierra, deberían plantearse si están haciendo lo que está en sus manos para prevenir su destrucción. Preservar lo mejor que hemos heredado en buenas condiciones debería ser prioridad, si la decencia y la mínima inteligencia fueran las varas de medir a la hora de tomar decisiones.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *