“Los Hijos del Esla”, un paseo por la Asturia de la II Edad del Hierro

María Ferrer Diez presentará su libro en la III Feria del Libro Cabreirés

Con su primer libro la historiadora persigue dar a conocer la organización doméstica, social y tecnológica de la población castreña, así como sus costumbres y creencias, desde el punto de vista de los historiadores romanos.

– ¿Quién es María Ferrer Diez?

Nací en Trobajo del Camino (León) en 1978, estudié Historia en la Universidad de León y, cinco años después, cuando por circunstancias de la vida, cambié (aunque no por gusto) León por Madrid, tuve la oportunidad de cursar un máster de arqueología en la Universidad de Alcalá de Henares, el cual me abrió la puerta al mundo de las excavaciones y de la investigación arqueológica, que es una de mis mayores pasiones junto con escribir. Por esta razón he tratado de conjuntar ambas pasiones concluyendo en el libro de “Los Hijos del Esla”, en tono divulgativo, ya que considero que la investigación arqueológica de poco sirve si no se muestra al resto de la sociedad, más allá del mundo académico.
Actualmente vivo en la sierra madrileña, y trabajo como arqueóloga en el Valle de los Neandertales, precisamente divulgando a sus visitantes los descubrimientos que realizamos en cada campaña de excavación desde hace varios años. Compagino este trabajo con otros asuntos como la preparación de oposiciones y la investigación.

– ¿Podría resumirnos de qué trata “Los hijos del Esla”?

“Los Hijos del Esla”, es un paseo por la Asturia de la II Edad del Hierro en el que se pretende dar a conocer una parte de la historia de nuestro pasado poco conocida; es una recopilación de las investigaciones realizadas sobre la población castreña, concretamente aquella a la que los romanos denominaron “astures”, durante la II Edad del Hierro. Es un libro donde, aunque en ocasiones no hay más remedio que citar las fuentes históricas, han primado ante todo las investigaciones obtenidas por medio de la disciplina arqueológica para apoyar las afirmaciones que en él se realizan. En este trabajo se pretende dar a conocer la organización doméstica, social y tecnológica de estas gentes, sin olvidarnos de sus costumbres y creencias, en base a lo que nos cuentan los historiadores romanos.

– ¿Cómo surgió la idea de publicarlo?

Originariamente, este libro fue concebido como un Trabajo de Fin de Máster para la Universidad de Alcalá. Se me ocurrió plantear el tema de la Asturia cismontana o augustana por haberme atraído desde el principio y dado el desconocimiento que tenemos sobre el mismo, especialmente fuera de nuestra provincia, por lo que me pareció interesante plantear un tema que se alejaba de los pueblos prerromanos que se estudian en Madrid, por ejemplo, ya que era allí donde cursaba mis estudios por entonces. Una vez presentado y defendido, fue realmente mi hermano, Rodrigo, quien me insistió y prácticamente me obligó a publicarlo. Precisamente por aquel entonces estaba ultimando los detalles para publicar su libro sobre la historia de la Cultural y Deportiva Leonesa, con la Editorial Cultural Norte, y por esa razón conocí al que se convertiría en nuestro editor, Pedro Moreno, quien pudo ver enseguida que este trabajo merecía la pena ser publicado, y precisamente por su confianza estoy eternamente agradecida. Al ser un trabajo de fin de máster en origen, y tener para desarrollarlo un plazo y unas normas de tiempo, en un principio tan sólo abarcaba, como he comentado ya, la Asturia cismontana, pero a Pedro se le ocurrió que podría abarcar también la Asturia transmontana, y hacer una pequeña comparación de los castros astures de uno y otro lado de nuestra montaña. Así que una vez finalizado, se llevó a cabo su maquetación y su publicación en el año 2015, casi cuatro años después de haber escrito la primera letra.

– ¿Qué pasaje o capítulo destacaría de su libro “Los hijos del Esla”?

La directora de mi trabajo de fin de máster, la doctora Rosa Barroso, destacó el capítulo de la organización tecnológica como el más completo y mejor elaborado del mismo. Personalmente imagino que a los lectores les llamará más la atención el pasaje dedicado a los ritos y costumbres, dentro del capítulo dedicado a la organización social. Personalmente no sabría decidirme por ese capítulo, el de la organización social -dado que lo que más me motiva en investigación es todo lo relativo a la sociedad-, o por el capítulo dedicado a la organización interna de los castros, ya que todo lo que ahí se explica está completamente contrastado por medio de excavaciones arqueológicas e investigaciones posteriores, las cuales confirman o desmienten la información que nos ofrecen los textos clásicos de los historiadores romanos. Lo que sí puedo afirmar es que, paradójicamente, con el que menos disfruté fue con el que más entusiasmó a mi directora de trabajo de fin de máster.

– ¿Es su primera publicación como escritora?

Sí, así es. Y espero que no sea la última. Tengo varios proyectos más, que espero algún día salgan a la luz en forma de nuevas publicaciones.

– ¿Ha recibido algún tipo de ayuda de las administraciones leonesas para publicarlo?

No, ya que, como he mencionado anteriormente, originalmente fue un trabajo de fin de máster, y aunque tuve que modificar y añadir algunos datos, en ningún momento vi la necesidad de solicitar ningún tipo de ayuda, más allá de la brindada por el museo provincial de León, el museo de Zamora, museo arqueológico de Asturias y museo Arqueológico Nacional de Madrid para la publicación de imágenes de ciertos objetos allí expuestos o depositados, la Asociación Zamora Protohistórica, las maravillosas fotografías de la arqueóloga Esperanza Martín, o de los mapas de Ricardo Chao, por poner varios ejemplos.

– ¿Conoce Cabrera?

Por desgracia no, no he tenido ocasión de visitar la comarca, a pesar de haberme referido a ella en varias ocasiones a lo largo de este trabajo. Por esta razón me alegra mucho haber sido invitada a la III Feria del Libro Cabreirés, teniendo con ello ocasión de hacer una pequeña visita a la zona, por lo que aprovecho para agradecer a la Organización su invitación, especialmente a Iván Martínez Lobo, que fue quien se puso en contacto conmigo, y también a este medio por interesarse por “Los Hijos del Esla”.

– ¿Dónde o cómo podemos adquirir un ejemplar de “Los hijos del Esla”, además de en la III Feria del Libro Cabreirés?

Algunas librerías de León capital, como Letras y Tinta o la Librería Pastor cuentan con algunos ejemplares, también se puede solicitar a la misma editorial Cultural Norte a través de Amazon.

– ¿Alguna cosa más que destacar de esta aventura literaria?

Sólo destacar un par de cosas: en primer lugar, hay que tener presente que en este libro no figuran todos los castros que existen en León, Zamora o Asturias, sino tan solo aquellos que han sido excavados con metodología arqueológica y que no fueron remodelados o reconstruidos por los romanos. Tampoco aparecen (salvo alguna mención puntual) los castros que cuentan con dataciones pertenecientes a otras épocas que no abarquen la II Edad del Hierro.
Y en segundo lugar, deseo destacar las hermosas ilustraciones que acompañan a algunos de los capítulos de “Los Hijos del Esla”, ya que tuve la fortuna de contar con la colaboración de mi queridísima amiga, Mónica Álvarez Silva. A pesar de no ser ilustradora profesional, no habría querido ninguna otra ilustración, ya que, para mí, precisamente la presencia de los dibujos de mi amiga, hacen de ésta, mi primera publicación, algo muy especial e irrepetible. Para finalizar, agradecer al doctor G. Ruiz Zapatero haberse ofrecido para escribir el prólogo de este libro, ya que para una principiante el hecho de estar “apadrinada” por un investigador de ese calibre, no puede augurar un comienzo mejor.

¡Préstanos pula vida que nos compartas!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *