La Junta suprimirá las consultas médicas diarias en los pequeños pueblos, que serán por cita previa

El Gobierno de la Junta presenta por fin por escrito el «Nuevo Modelo de Asistencia Sanitaria en el Medio Rural» que crea los Consultorios Rurales de Agrupación (CRA) a los que acudirán preferentemente todos los enfermos que vivan a un máximo de media hora, con transporte a la demanda para desplazarlos y que, salvo emergencias, tendrá que hacerse obligatoriamente siempre con cita previa.

Una escena cotidiana: el paisano de un pequeño pueblo, de edad muy avanzada, se levanta por la mañana con un achaque de salud, se viste y calza y hoy, en vez de al huerto o al bar, acude directamente al consultorio médico de su misma localidad, apenas unas casas más allá de la suya, donde le atenderá un médico y una enfermera.

Pues bien, esta escena tiene los días contados. Al menos así lo recoge con términos mucho más oficiales y eufemísticos el Documento Marco sobre el Nuevo Modelo de Asistencia Sanitaria en el Medio Rural presentado hoy, tras semanas de polémica, la nueva consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado.

Por primera vez, este jueves el Gobierno autonómico de PP y Ciudadanos pone por escrito y muestra públicamente los criterios de una reforma de cabo a rabo de la sanidad en los pueblos tal y como se conoce hasta ahora, y que tal y como ésta concita infinidad de protestas en la práctica totalidad de las comarcas rurales. Pero no menos que las protestas que también han cosechado unas ideas aireadas hasta ahora, pero que por primera vez se plasman por escrito.

CRAs en cabeceras y C-Prox en pequeñas localidades

Entre los puntos más relevantes, destaca que, al contrario que ahora, la Junta creará dos tipos diferentes de consultorios médicos en los pueblos: con Consultorios Rurales de Agrupación (los llamarán CRA, como los colegios rurales agrupados) para poblaciones de referencia, cabeceras de comarca y muchos más habitantes; y los Consultorios de Proximidad (C-Prox), para pueblos pequeños.

El colegio electoral en el consultorio médico de Piedrafita, rodeado de nieve. / Foto Manuel Ganzo
Consultorio médico de Piedrafita de Babia, rodeado de nieve. / Foto Manuel Ganzo

Estos últimos, como la consejera Casado, Ciudadanos y el PP llevan semana insistiendo, no perderán por lo tanto los consultorios existentes, no se cerrará en principio ninguno -y eso que no son suyos, de la Junta, sino de los ayuntamientos y juntas vecinales-. Pero en ellos de manera diaria no habrá médico.

Sólo «actividad periódica en función del volumen de población y según las necesidades clínicas necesarias», dice el texto.

Cita «a la demanda» o «concertada»… pero siempre cita previa

Para los casos de pacientes de estos pequeños pueblos que necesiten atención médica o consulta, habrá dos alternativas, según reza el nuevo modelo: utilizar el transporte a la demanda para desplazarse al consultorio de referencia o CRA que le toque, en su cabecera de comarca; o bien solicitar cita previa. Porque esa cita previa es otra de las novedades principales, pudiendo ser de dos tipos, o «cita a la demanda» si lo pide el paciente, o «cita concertada» si la sugiere el médico o el personal de Enfermería bajo su propio criterio.

Sólo las verdaderas urgencias que el personal sanitario considere necesarias escaparán de esta nueva fórmula de atención: el documento recoge la atención a domicilio «en todos los casos necesarios» que se estimen en cada situación.

Médicos asignados a un número de cartillas, no a un pueblo concreto

El Modelo presentado hoy por la consejera admite que se requiere «una nueva organización de los equipos de Atención Primaria que supere la fragmentación asistencial que, a día de hoy, existe en las Zonas Básicas de Salud». Así, recoge también, el nuevo modo de organizar la atención médica en los pueblos será por «asignación de un cupo poblacional asistencial a cada profesional», es decir, que no se decidirá establecer en una consulta rural concreta a un médico o enfermero sino a un grupo de población de una zona más amplia.

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, entre el ya exgerente del Hospital de León, Juan Luis Burón (derecha) y el gerente regional de Salud, Manuel Mitadiel. / Carlos S. Campillo / ICAL
La consejera de Sanidad, Verónica Casado, en León junto al nuevo responsable de Atención Primaria de León, Juan Luis Burón (derecha), y el gerente regional de Salud, el leonés Manuel Mitadiel. / Carlos S. Campillo / ICAL

Según la propia Consejería en una nota de prensa, este nuevo modelo «no parte de cero, sino que se basa en el trabajo que el Consejo de Salud» autonómico, que recuerda que cuenta con representantes de los pacientes, ayuntamientos, colegios profesionales, sindicatos y la Junta, así como en el Marco Estratégico para la Atención Primaria y Comunitaria que el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social publicó en abril de 2019.

Los objetivos oficiales de esta ‘revolución’ sanitaria son, para PP y Ciudadanos, «mejorar la calidad de la asistencia sanitaria que se ofrece a los ciudadanos en el medio rural; dar respuesta a la nueva situación y necesidades sanitarias que han surgido en el medio rural como la dispersión, el envejecimiento o la despoblación; garantizar las competencias de los profesionales sanitarios; optimizar el tiempo de los profesionales sanitarios; mejorar la proximidad de los servicios sanitarios de calidad, con mayor capacidad de resolución; desarrollar otras actividades asistenciales como la educación para la salud, actividades comunitarias, investigación, docencia, etc.».

¿Dónde estarán los consultorios permanentes?

La localización de los únicos consultorios con médico estable, los CRA, «se establecerá en base a una serie de criterios como disponer de espacios suficientes, acceso a la RED SACYL, tener equipamiento informático, capacidad para ampliar servicios en el futuro, además de criterios geográficos, climatológicos y demográficos». Es decir, aún no se ha concretado.

Nacen los CRA: Consultorio Rural Agrupado. / Rubén Cacho / ICAL
Nacen los CRA: Consultorio Rural Agrupado. / Rubén Cacho / ICAL

El principal parámetro para decidir cuáles, cuántos y dónde quedarán estos consultorios principales en cada provincia es que no se tarde más de 30 minutos, media hora, desde un consultorio secundario o de proximidad en un pueblo pequeño. Aunque para evitar trifulcas, se añaden condiciones más subjetivas y vagas, como que «se haga la mayor segregación posible que garantice los objetivos asistenciales» o dependiendo de «las circunstancias específicas de la zona».

Lo que sí queda meridianamente claro es que eso de ir al médico cuando uno quiera en un pueblo se acabó, porque «se deberá implantar el sistema de cita previa en todas las zonas básicas rurales», explica tajante el documento que sirve de base a la reforma.

El documento llamado a cambiarlo todo en sanidad rural en Castilla y León, por último, avanza que la Junta hará un estudio de lo que necesitan los consultorios principales, valorando lo que es necesario invertir en ellos para «adecuar sus instalaciones», y a partir de entonces se crearán las llamadas «demarcaciones asistenciales». «Es ese momento será posible dar cobertura diaria a toda la población de la zona básica de salud», concluye.

Aquí dejamos íntegro el documento oficial hecho público hoy por la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León.

Descárgarlo pinchando aquí.

¡Préstanos pula vida que nos compartas!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print