Confederación Miño-Sil otorga un salto de agua en Odollo donde quieren instalar una macrocentral hidráulica reversible

El proyecto fue hace diez años rechazado por Patrimonio al afectar al entorno de los canales romanos de Las Médulas

La Confederación Hidrográfica Miño-Sil ha concedido a la compañía Isnor SA la concesión del aprovechamiento de un salto de agua de 800 litros por segundo en el arroyo de la Sierra de Odollo con destino a producción de energía eléctrica, según recoge en su edición de este miércoles el BOP (Boletín Oficial de la Provincia). Se trata de un viejo proyecto rechazado hace diez años por Patrimonio por afectar al entorno de los canales romanos de Las Médulas y que ahora coincide en el tiempo y el espacio con la megacentral hidráulica proyectada por Capital Energy.

La concesión del denominado como ‘Salto de Odollo’ aporta un nuevo factor de interés en medio de la polémica abierta por el proyecto de una macrocentral hidráulica que implicaría crear un embalse artificial en Odollo, perforar una montaña entera hasta llegar al río Cabrera y construir una presa en su cauce, a 200 metros de los canales romanos y a 20 kilómetros de Las Médulas, que acaba de celebrar sus 25 años de la declaración como paraje Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco. La cuestión ha llegado incluso a las Cortes de Castilla y León a través de la Unión del Pueblo Leonés, que ha mostrado su preocupación por el impacto de la iniciativa mientras la Junta ha prometido ser “muy rigurosa” sin dejar de reseñar que la autorización depende del Gobierno de la nación.

El caso es que el ‘Salto de Odollo’ ya fue hace justamente diez años pasto de la controversia. Ecologistas en Acción presentó entonces ante la propia Confederación Miño-Sil un informe desfavorable a la evaluación de impacto ambiental al sostener que “provocará el deterioro de los canales romanos de Las Médulas en el término municipal de Castrillo de Cabrera” sin dejar de alertar también sobre la repercusión en caudales hídricos en los valles fluviales del Cabrera.

La consideración realizada por el colectivo ecologista fue refrendada por la Comisión Territorial de Patrimonio de la Junta de Castilla y León, que se pronunció literalmente de esta forma: “Las actividades derivadas de la implantación de las obras, así como sus auxiliares, se considera que van a afectar negativamente al paraje, por el que discurren varios canales romanos directamente relacionados con un Bien incluido en la Lista del Patrimonio Mundial, Las Médulas”.

Una década después, la concesión de este salto coincide con el megaproyecto de Capital Energy, que está intentando acelerar los trámites administrativos ante los ayuntamientos de Castrillo de Cabrera y Encinedo tras la polvareda levantada al desvelarse sus planes para la zona.